¿Es lo mismo una tirolina que un rápel?

628817195
¿Es lo mismo una tirolina que un rápel?

No es extraño que, en nuestro rocódromo indoor en Getafe nos encontremos de vez en cuando con un grupo de clientes que venían pensando en que se iban a lanzar por una tirolina en lugar de encontrarse con una pared sobre la que practicar las técnicas de escalada.

A menudo, quienes vienen a practicar en nuestro rocódromo indoor en Getafe, especialmente los primerizos, suelen confundir la tirolina con la técnica del rápel, por lo que hemos decidido aprovechar este espacio para mostrar las características de una y otro. El rápel es una técnica de descenso vertical para el que únicamente se necesita un arnés, un descensor o rapelador y, por supuesto una cuerda por la que deslizarse.

La tirolina o tirolesa es un método de descenso que requiere que la cuerda por la que nos vamos a deslizar esté en un plano inclinado más alejado de la vertical que en el rápel y suele ser habitual sujetar el arnés de quien va a descender por ella a una polea que será la que se deslice por las cuerdas en tensión fijadas fuertemente en dos puntos.

Descender en tirolina no requiere prácticamente de ningún esfuerzo físico ni conocer una técnica más o menos complicada, mientras que para hacer un rápel es preciso tener ciertos conocimientos de la técnica y realizar un cierto esfuerzo con los brazos y el cuerpo.

Las técnicas del rápel son muy empleadas por los equipos de rescate de montaña cuando  tienen que socorres a alpinistas o excursionistas que se encuentran en zonas de difícil acceso y permiten que la ayuda que necesitan pueda llegar a ellos sin demora.

Si quieres aprender o practicar las técnicas de rápel tienes que venir a UP Escuela de Escalada.